Yoga Nidra – sueño consciente


Dependiendo del enfoque y perspectiva, Yoga Nidra se puede definir de cuatro formas distintas:

Aunque Yoga Nidra es ante todo un sistema de meditación, se define siempre en un inicio como un método de relajación física, emocional y mental. Nadie o el “alumno común” no empieza a practicar Nidra como meditación, lo que le engancha de la técnica es la profunda relajación que crea. Y es por esto que, en nuestra sociedad actual que vive en continua tensión, plenamente identificada con los valores materiales, desconectada del cuerpo, las emociones y tiranizada por la mente, aprender a relajarse se impone como una necesidad como podemos observar en el éxito de todas las técnicas corporales y terapias alternativas.

Yoga Nidra se considera una técnica terapéutica, puesto que va purificando la mente de la persona que lo practica y las consecuencias de esta purificación se observan a todos los niveles: emocional, físico, mental y espiritual. Este es un aspecto muy importante, pensamos que relajar es distraer los sentidos y tumbarnos en el sofá, pero la verdadera relajación se produce cuando se relajan las emociones y se disuelve la tensión mental.

Como ya he dicho anteriormente, Yoga Nidra es un sistema de meditación que abarca varias técnicas y métodos de meditación y actúa sobre todos los planos del ser humano, nos ofrece la posibilidad de trabajar con aquellos componentes que más interesen en determinado momento. Tiene una estructura general propuesta por Swami Satyananda, pero lo maravilloso de este sistema es que puede ser adaptado a las necesidades, la compresión y conocimiento de la persona/paciente, el sistema puede ser adaptado y enriquecido con otros elementos y técnicas que en un principio no estaban en la estructura general.

Así, como toda técnica de meditación, Yoga Nidra implica una purificación mental. La mente se alimenta igual que el cuerpo físico a través de todos los estímulos externos, vivencias, lecturas, televisión, y al igual que el cuerpo necesita deshacerse de los deshechos mentales, purificarse. A menudo estamos indigestos de experiencias no procesadas. Se entiende como purificación mental liberarnos del pasado, a lo largo de los años vamos acumulando mucho bagaje mental que nos impide ver la realidad, nos limita y genera conflictos internos y externos. Para encontrarnos a nosotros mismos tenemos que saltar dogmas, creencias, condicionamientos y patrones de comportamiento. Liberarnos de toda la tensión que hemos ido almacenando en el subconsciente y que nos condiciona en nuestro día a día. Todos los llamados métodos de meditación purifican la mente por eso no hay buenas ni malas meditaciones, de hecho es un error esperar una buena meditación, cuando por fin diriges la mirada al interior y te empiezan a venir sensaciones extrañas, miedos, ansiedades es señal de que sale todo lo que llevas dentro, pues la mente tiende a purificarse de forma natural si la dejamos. Si bloqueamos esta energía nos bloqueamos a nosotros mismos. Todos tenemos que estar dispuestos a confrontar estos samskaras para poder purificar la mente y llegar a la verdadera meditación. En este sentido meditación se entiende como camino para llegar a conocer quienes somos realmente y para eso tenemos que deshacernos o dejar salir todo lo que no somos, esa carga de creencias y condicionamientos. Y esto lo podemos lograr a través de Yoga Nidra.

Y como todos los llamados métodos de meditación Yoga Nidra es una herramienta en la que se desarrolla la atención plena, a través de este conjunto de métodos se va abriendo y expandiendo la conciencia paulatinamente. Para ello se trabaja de forma sistemática desconectando la atención de los sentidos y manteniendo la atención en la experiencia interna. De modo que la corteza cerebral deja de recibir información de los órganos motores. Y la mente consciente pasa a un segundo plano. Cuando esto pasa la mente se hace más receptiva, ya que el intelecto y los sentidos se relajan y por tanto no aplicamos una selección y un juicio a la información que recibimos. En este estado de receptividad la mente se hace muy poderosa, pero es necesario entrenarla y esta es la propuesta de Yoga Nidra, que empieza fijando la atención en un objeto dinámico y cambiante, lo cual resulta mucho más fácil para la mente. La atención se mueve por las distintas partes del cuerpo, se centra en emociones cambiantes y símbolos o imágenes internos, y en realidad se está trabajando con los centros superiores del cerebro pero no a través de los sentidos.

Yoga Nidra se define, en tercer lugar, como un estado de conciencia, igual que las técnicas de meditación en realidad son técnicas de concentración o desarrollo de la atención, Nidra es el estado fronterizo entre el estado de vigilia y el sueño, la frontera entre el nivel consciente y subconsciente. El objetivo de Yoga Nidra es permanecer consciente y llegar al nivel subconsciente e inconsciente. También podría definirse como nivel alfa. El practicante ha de mantenerse en este filo, en esa línea entre los dos estados, podría compararse a cuando uno nada en el mar y se está en la superficie, le llega la luz del sol y el aire, pero también se ve lo que hay debajo en el agua, a veces uno sumerge y observa el mundo submarino, pero si se hace desde la no atención uno se queda buceando en la inconsciencia del sueño.

Este estado supone un constante equilibrio entre la vigilia y el sueño, durante el cual la mente se mueve en diferentes niveles, a veces está más conectada a los sentidos y otras veces se aleja mucho. Lo que se propicia es el estado de pratyahara, es una interiorización, en el cual se retira la conciencia de los sentidos que son comparables a ventanas que nos conectan con el mundo exterior. El proceso de pratyahara empieza con el desarrollo de la atención precisamente puede hacerse a través de los sentidos para luego desconectar de ellos. Y este estado de conciencia también se conoce en ámbitos científicos como estado hypnagógico (estado anterior al sueño) e hipnapómpico (estado posterior al sueño. La hipnagogia es un estado de la mente que llega en el momento justo antes de dormir y también en el momento justo antes de despertar. Se dice que en ese estado la mente se desconecta de todos los sentidos lo cual propicia un momento de gran creatividad.

Estos estados pueden ocasionalmente ser reveladores de una percepción no ordinaria de la realidad que puede incluir clarividencia, precognición y mediumnidad, es decir que puede llegar a ser reveladora de una realidad a la que no se puede acceder por en estado de vigilia. A menudo en este estado se puede percibir la sensación de haber aprendido algo, el nuevo “conocimiento” no tiene equivalente en palabras sino que es la sensación de haber encontrado una respuesta a una pregunta. Otra de las experiencias mas agradables en este estado es la sensación de “despegue” donde el cuerpo se eleva y se expande, como si fuera un globo inflándose, puede durar de segundos a minutos con intensidades desde leves a extáticas. Hay personas que ven paisajes desconocidos pero increíblemente armónicos y bellos. Ocasionalmente también se llega a experiencias místicas o de revelación. Todo esto puede suceder en Yoga Nidra y más adelante quedará aclarado cómo sucede. Se explica en parte porque además de acceder a nuestro subconsciente también accedemos al inconsciente colectivo y llegamos a sentir el cuerpo energético y psíquico.

Es importante diferenciar el estado de Yoga Nidra o estado hipnagógico del estado hipnótico. La mente se expande mucho más en el estado de Yoga Nidra que durante la hipnosis. Aunque la hipnosis tiene un gran potencial cuando es empleada de forma inteligente, Yoga Nidra sólo atraviesa este estado y emplea una autosugestión durante a penas unos segundos. Es cierto que al desconectar la atención de los sentidos se pasa por el estado hipnótico, pero si se mantiene la atención se llega a un punto en el se pueden trascender las barreras de la personalidad y bucear en los distintos niveles de la mente sin perder la conciencia. Yoga Nidra es una técnica dinámica durante la cual uno fomenta sus cualidades de forma consciente, y en lugar de introducir conocimiento de fuera hacia dentro, como se hace con la hipnosis, se permite que se desarrolle la sabiduría interna, se aprende a expandir la conciencia y a activar los diferentes mecanismos y centros del cerebro. Para evitar que el practicante se pierda en el sueño hipnótico se recuerda una y otra vez durante la práctica el no dormirse, dado que en la hipnosis se induce a un sueño la conciencia del individuo y se utiliza sólo una pequeña parte del cerebro, mientras que en Yoga Nidra es justo lo contrario. A diferencia de lo que se hace en algunas técnicas hipnóticas en Yoga Nidra la persona sigue las instrucciones y dirige su propia práctica en todo momento sin abandonarse. El profesor no hace ningún tipo de sugestión sino que es la propia técnica laque lleva a la persona al estado de apertura de conciencia.

La última y tal vez la más importante forma de concebir Yoga Nidra es como técnica de autorrealización, es un sistema de meditación que nos lleva al estado meditativo donde hallar todo lo que estamos buscando. La meditación no nos da nada de lo que no somos, a veces durante la meditación sale la porquería y otras veces conectamos con una alegría y un bienestar infundados, y esto no nos lo da la meditación sino que ya lo llevábamos con nosotros. Esto es cuando conectamos con nuestra naturaleza más profunda, la esencia que es un estado de felicidad puro, sin causa. El verdadero objetivo de Yoga Nidra es hacer un viaje a través de todos los planos del ser humano hasta llegar al punto donde reside el Ser, este es el objetivo de todos los métodos de meditación. Por tanto, Yoga Nidra se puede considerar una herramienta para llegar un estado transpersonal, es decir más allá de lo personal y el ego. Pues es el camino de vuelta al Ser, el camino hacia el Yo Profundo, nos conecta con el alma, con la creatividad y la intuición. Y teniendo presente esto, uno entiende también el significado etimológico de Yoga Nidra, significa unión con el ser a través del sueño (Yoga – Unión, Nidra – sueño).

Danilo Hernández lo describe el camino de Yoga Nidra de la siguiente forma: “Empiezas por el cuerpo, por darte cuenta de qué es el cuerpo físico, luego descubres el cuerpo energético, luego el cuerpo mental todo el equipaje de ideas, conceptos, memorias que tenemos del pasado, de ahí pasas al cuerpo psíquico, el cuerpo de la conciencia y de la intuición, hasta llegar al núcleo de tu esencia”.





El creador de Yoga NidraTM es Swami Satyananda Saraswati (1923-2009), este maestro, discípulo directo de Swami Sivananda, fue un investigador nato, que buscó información sobre Yoga desde los antiguos textos tántricos hasta las opiniones de los científicos occidentales sobre la disciplina para ofrecerla al mundo con una base creíble y posible de ser practicada por todos. En su juventud cuando vivía en el ashram de su maestro en Rishikesh descubrió a través de una vivencia personal que durante el sueño permanece un resto de conciencia y que existe otra vía de aprendizaje que no es a través de la mente despierta y los sentidos. Empezó a investigar al respecto entorno a los años 40, estudiando los antiguos rituales y prácticas tántricas desarrolló el sistema de Yoga Nidra, manteniendo la esencia de tales prácticas, pero suprimiendo los complicados rituales, haciéndolo con esto accesible a todas las personas de cualquier cultura y religión, sin necesidad de conocimientos previos. Hizo varias experimentos consigo mismo y con sus alumnos, tal vez lo más destacado, sean los resultados que alcanzó instruyendo en Yoga Nidra a su discípulo y actual sucesor, a quién enseñó 11 idiomas y trasmitió los textos sagrados de todas las culturas y religiones en un estado de sueño. A partir de estos descubrimientos se desarrollaron posteriormente técnicas como la sugestopedia y el superlearning. No obstante, como ya he expuesto anteriormente, el objetivo de Yoga Nidra va mucho más allá del mero aprendizaje. Así es como lo transmitió Swami Satyananda en sus enseñanzas y libros. Hoy en día Yoga Nidra se imparte en todos los centros de la tradición Satyananda Yoga y también se emplea, gracias a sus múltiples beneficios terapéuticos en diversos ámbitos sanitarios, psicológicos y educativos.


Ejemplo de práctica corta de 25 minutos



PREPARACIÓN Y RELAJACIÓN PREVIA

Prepárate para la sesión de Yoga Nidra, túmbate en la postura de shavasana, acomodándote todo lo que puedas, estirando bien el cuerpo y aflojándolo, permite que los pies caigan hacia los lados y que las palmas de las manos miren al cielo. Si no lo has hecho todavía, permite que tus ojos se cierren suavemente y mantenlos cerrados durante toda la práctica. Haz todos los ajustes necesarios para estar muy cómodo, recuerda que vas a permanecer inmóvil durante toda la sesión de Yoga Nidra, no debe haber movimiento alguna, ni consciente ni inconscientemente. Vas a practicar Yoga Nidra, el sueño psíquico. El único sentido que ha de permanecer despierto en ti es el oído, todos los demás sentidos se repliegan hacia tu interior. El cuerpo se relaja, pero la mente permanece despierta… relaja todo el cuerpo por completo… Antes de comenzar toma la firme determinación de no dormirte durante Yoga Nidra, de permanecer atento y consciente, siguiendo mis instrucciones como si de una cuerda se tratara o un hilo conductor que te guía por los espacios de tu mente. Así que repítete a ti mismo: “Voy a permanecer plenamente consciente todo el tiempo.” ….

Si en algún momento aparece la sensación de sueño deja las instrucciones de lado y haz tres respiraciones completas para llenarte de energía nueva. Este cambio de ritmo te despejará y alejará la sensación de sueño. Después vuelves a seguir atentamente mis instrucciones.

Toma ahora un par de respiraciones profundas y observa como con la inspiración se instalan calma y armonía en tu cuerpo… siente al exhalar como te deshaces de todas preocupaciones y el bagaje acumulado durante el día… La inspiración es una experiencia de plenitud, la espiración es una experiencia de relajación… deja ahora que la respiración fluya y observa como eres capaz de sentir una sensación de armonía entre el cuerpo y la mente.

Ya toma consciencia de todo tu cuerpo tumbado sobre el suelo respirando… deja que se calme todo el cuerpo de pies a cabeza, permite que se ablande, siente tus piernas relajadas, tus brazos manos, tronco y cabeza, todo el cuerpo relajado, respirando… la respiración sucede dentro ti sin esfuerzo, suave, lenta y silenciosa… observa como se mueve tu respiración entre el ombligo y la garganta… déjate respirar, sin forzar, sin intervenir, sin cambiar el ritmo natural de tu respiración… toda la atención en la respiración, siento como te vas relajando más y más…

Vas a practicar Yoga Nidra, intentando profundizar en tu concentración, en tu visualización, en tu experiencia interior que se despierta durante la práctica…

Lleva tu atención al entrono sonoro que te envuelve, toma consciencia de todos los sonidos que llegan a tus oídos… tus oídos registran todos los sonidos de tu entorno igual que un micrófono… mueve tu mente de un sonido a otro… no los analices, simplemente percíbelos y déjalos marchar, identificándolos como mera vibración que se origina crece y se va, sin valorar… sólo vibración… no identifiques el origen del sonido, simplemente escúchalo… Percátate así de todos los sonidos que te rodean… registra los sonidos más lejanos del exterior, abriendo y expandiendo tu mente… los sonidos de este edificio, de esta sala hasta los más cercanos como los sonidos de tu propio cuerpo… el sonido de tu respiración, el latir de tu corazón, el sonido de tu sangre circulando por el cuerpo… intenta fijar tu atención en estos sonidos de tu cuerpo… el sonido de tu respiración, intenta percibir el sonido de tu aliento fijando tu atención en el proceso respiratorio.. tu cuerpo respirando de forma libre y natural… siente como todo el cuerpo se expande al inspirar, y siente como se relaja al salir el aire… profundiza en esta experiencia respiratoria… con cada inspiración el cuerpo se expande más y más y más… con cada espiración tu cuerpo se relaja más y más y más… Intensifica la conciencia de todo tu cuerpo tumbado sobre el suelo, todo el cuerpo relajado en completa inmovilidad… todo el cuerpo en calma… perfecta inmovilidad.

SANKALPA

Ahora es el momento de repetir tu resolución personal o sankalpa, se trata de una frase corta y concisa que repites tres veces mentalmente al iniciar la práctica de Yoga Nidra y al acabarla. Es como una semilla que siembras en tu subconsciente y que te ayuda a despertar o potenciar algún aspecto positivo en tu vida. Esta afirmación se hará realidad si la repites con asiduidad y convencimiento. Si aun no has encontrado tu sankalpa personal puedes utilizar uno general de los que te propongo a continuación, como “tengo plena confianza y seguridad en mi mismo” o “todo lo que emprendo es un éxito” o “encuentro mi camino espiritual” o “hallo en mi vida armonía física y mental” Repite ahora ya tu sankalpa lleno de convicción y voluntad, siente que ya es una realidad en tu vida, repítelo tres veces (PAUSA)

ROTACIÓN DE LA CONCIENCIA

A continuación vamos hacer un recorrido rápido por todo el cuerpo para tomar consciencia de cada una de las partes, es la rotación de la consciencia, intenta seguir el ritmo de mis instrucciones, tu atención tiene que moverse de forma rápida y continua. No te pares en ningún momento, al principio puede resultar demasiado rápido, pero tu mente se acostumbrará al ritmo. Puedes repetir conmigo mentalmente el nombre de cada parte del cuerpo o visualizarla o verla como si se iluminase por un instante para tomar consciencia de ella. No hagas esfuerzos, simplemente sigue mi voz y déjate guiar. Recuerda no te duermas.

Lleva tu atención a las 2 manos, dedos pulgares, dedos índices, dedos corazón, dedos anulares, meñiques, todos los dedos a la vez, palmas de las manos, dorso de las manos, muñecas, antebrazos, codos, brazos. hombros, axilas, costados, cintura, caderas, muslos, rodillas, pantorrillas, tobillos, talones, plantas de los pies, los cinco dedos de cada pie, empeines, pantorrillas espinillas, rodillas rótulas, muslos fémures, ingles, pubis, genitales, bajo vientre, obligo, plexo solar, esternón, toda la caja torácica y el pecho, clavículas, garganta cuello, barbilla, mandíbulas, lengua y paladar, labio inferior, labio superior, mejillas y pómulos, fosas nasales, toda la nariz, ojos y párpados, cejas, el punto entre las cejas trikuti, la frente, las sienes, la parte alta de la cabeza, la coronilla, la parte trasera de la cabeza, la nuca hueso occipital, el cuello y las vértebras cervicales, los hombros y las escápulas, la parte dorsal de tu columna, la zona lumbar, cada lado de la espalda, toda la columna entera, toda la columna, la base de la columna el sacro, la rabadilla, las nalgas, el espacio del suelo pélvico, el periné, el pubis, ombligo plexo solar, centro del pecho corazón, garganta, el punto entre las cejas, la frente que se va expandiendo y abriendo más y más, tu conciencia que va abriéndose,

Siente ahora todos los límites externos y contornos de tu cuerpo desde los dedos de las manos, brazos, hombros, axilas, costados, caderas, piernas y pies, todo el contorno del cuerpo incluida la cabeza y el cuello. Siente todo la parte anterior del cuerpo, la cara, brazos, pecho, abdomen, piernas y pies, toda la parte anterior del cuerpo. Lleva la atención a la parte posterior del cuerpo, talones, piernas, nalgas, toda la espalda, hombros y cabeza. Toda la parte posterior del cuerpo

Partes grandes Ahora toma consciencia de las partes más grandes del cuerpo: toda la pierna derecha, la pierna izquierda, las dos piernas a la vez. El brazo derecho, el brazo izquierdo, ambos brazos al mismo tiempo. La espalda, el abdomen y el tórax juntos. El cuello y la cabeza. Los órganos internos. Ahora intenta sentir todo el cuerpo, todo el cuerpo, siente todo el cuerpo al mismo tiempo. El cuerpo desde los pies hasta la cabeza, desde la cabeza hasta los pues, todo el cuerpo.

Comprueba si sigues despierto dirigiendo tu propia práctica Siéntelo… todo el cuerpo, todo el cuerpo relajado… Visualiza todo tu cuerpo relajada sobre el suelo, el cuerpo respirando en calma

RESPIRACIÓN

Toma conciencia ahora de cómo al inspirar el abdomen sube y como al exhalar el abdomen baja, no tienes que hacer nada con la respiración, simplemente observar este movimiento de tu abdomen… Lleva la atención al pecho y observa como también se mueve un poquito el pecho con tu respiración, al inspirar hay una leve expansión y al exhalar un leve descenso… Lleva la atención ahora al cuello a la garganta y toma conciencia del aire que atraviesa y pasa por la garganta al inspirar hacia dentro al interior de los pulmones y al exhalar hacia fuera… y ahora toma conciencia de la respiración pasando a través de las fosas nasales, como al inspirar los dos chorros de aire entran por cada fosa ya separados desde lejos y como salen para volver a separarse…

Empieza ahora a contar las respiraciones en orden inverso, empezando desde 27 hasta cero, te lo indico y luego tu continuas por tu cuenta: inspiro 27… espiro 27… inspiro 26… espiro 26… sigue así a tu ritmo… mantente consciente contando la respiración… si te equivocas vuelves a empezar desde 27… sin distraerte, sin dormite, siempre consciente. Espacio de 1-2 min.

Deja ya de contar, no importa hasta donde hayas llegado, vuelve con tu atención y observa atentamente el espacio de tu pantalla mental, chidakasha, es tu espacio interno, el espacio que tienes ante tus ojos donde suceden todos los pensamientos, sueños, recuerdos, toda tu actividad mental tiene lugar en este espacio.

RETROCESO

Visualízate a ti mismo en este espacio, tal cual estás ahora, practicando Yoga Nidra. A continuación vas a retroceder en el día de hoy, hasta el momento en el que despertaste esta mañana, te vas a ir visualizando en periodos de una media hora en media hora y te vas a visualizar como si te vieras en una foto, en un flash, en una diapositiva y en ese momento intenta recordar qué sentías, qué pensabas, qué hacías… sin ningún tipo de implicación, como si fueras otra persona o como si estuvieras viendo la película de la vida de otra persona… mantén la conciencia testigo… cuando llegues al momento en que te despertaste esta mañana vuelves directamente al presente… visualízate ahora tal y como estás en este momento… ¿qué estás haciendo? ¿qué piensas? ¿qué sientes?... retrocede hasta el momento en que estabas haciendo los calentamientos, qué sentías? ¿qué pensabas?... retrocede al momento en el que justamente entraste en esta sala… continúa retrocediendo por tu cuenta de media hora en media hora hasta el momento en que despertaste esta mañana… deja ya el retroceso y vuelve al momento presente, no importa si has llegado hasta el momento del despertar.

VISUALIZACIÓN

A continuación te voy a proponer una serie de imágenes, deja que aparezcan por si solas, observando las emociones que te producen. No hagas ningún esfuerzo mental, déjate fluir continuando con el ejercicio manteniendo tu consciencia testigo. Sigue el ritmo que te propongo, no te pares en una imagen, es importante el movimiento en la visualización.

Visualiza la llama de una vela… la llama de una vela… un desierto interminable… una pirámide en la arena… el sol al amanecer… pájaros volando hacia el sol… nubes rojas en el cielo… un bebé sonriente… el cielo azul… la brisa fresca del mar… una tormenta… montañas nevadas… un campanario… las olas del mar en una playa desierta… un bosque en otoño… una manzana roja… el fuego en la chimenea… una hoja flotando sobre el agua… un puente de piedra sobre un río… un camino polvoriento… una ventana abierta… el cielo estrellado… una rosa roja… árboles mecidos por el viento… un campo de amapolas… un lago de agua cristalina… un águila planeando sobre el cielo… una lluvia torrencial… la nieve cayendo sobre la tierra… un plato de sopa humeante… un camino nevado… la sonrisa de un niño… una silla vacía… una encina anciana… un bosque de helechos… dunas de arena dorada… una casa en el campo… un prado verde… un paisaje submarino… el mar en calma… el mar en calma… un mar interminable… un mar interminable…

CHIDAKASHA

Vuelve tu atención a chidakash y observa atentamente el espacio de tu conciencia… la espaciosidad sin límite de tu consciencia, sin hacer nada más que observar,

Recuerda ahora tu resolución o sankalpa, la misma que has repetido al principio de la práctica. Si puedes visualízate en una situación cotidiana en la que dicha resolución ya es una realidad. Repítela tres veces desde tu corazón, desde lo más profundo de ti, con pleno sentimiento, con todo tu ser, tres veces

FINAL

Lleva de nuevo la atención al cuerpo y a tu respiración… observa tu respiración natural… lenta… tranquila… siente todo el cuerpo tumbado sobre el suelo en posición de savasana, profundamente relajado. Te sientes tranquilo y en paz, renovado, lleno de energía y vitalidad. Siente tu cuerpo y sus sensaciones. Toma consciencia de tu entorno, de la sala en la que estás, visualízala. Retorna así al mundo exterior. Ve ampliando tu respiración para llenarte de energía y transmite esa energía a pequeñas partes de tu cuerpo para despertarlas y moverlas. Pero hazlo tranquilamente, a tu ritmo, sin correr, con mucha calma. Te estiras, bostezas y te desperezas si lo necesitas.



Texto extraido de : Yoga Nidra – sueño consciente, Carmen Rodríguez Hochstrasser .

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now