SHATKRIYA o SHATKARMA - Las técnicas de purificación (parte 2)

En este post voy a continuar con la descripción de los principales shatkriyas que el hatha yoga ofrece para la purificación del cuerpo en su plano físico, emocional y mental ya que todos ellos tienen una estrecha relación y ante modificaciones en uno de ellos, los otros siguen esa corriente.

Si quieres leer el anterior post en el que se explica la primera técnica y una introducción sobre shatkriya sigue este enlace: parte 1 .

En esta ocasión vamos a ver la técnica conocida como Shank Prakshalana, pero antes de ello vamos a ver también otra parte de la práctica de yoga, que nos ayuda a preparar el cuerpo los días previos al Shank Prakshalana haciendo que el proceso sea mas eficiente y profundo en todos los planos de existencia. Esta práctica es la de una dieta concreta que busca liberar el cuerpo de carga. Paso ahora a describirte esta dieta:


Dieta como practica de Yoga:

En relación a la dieta queremos ofrecer un ejercicio. El ejercicio es simple. Es una dieta concreta durante poco tiempo. Se trata de que durante cuatro días vas a comer solo frutas y verduras en cualquier forma. Por cuatro días olvidamos el pan, los cereales, todos los lácteos, la pasta, la carne, el pescado y los huevos, incluso las patatas. Las frutas, frutos secos, la verdura en forma de ensaladas (incluimos en la dieta la sal y el aceite), la verdura frita, cocida o hecha al vapor, las sopas de verdura son lo que podemos comer durante estos cuatro días. Se puede beber zumos, infusiones y dejamos por estos días el café, té, bebidas con gas, el alcohol, etc.


Esta dieta tiene diferentes objetivos y un montón de beneficios.

1. Primero, esta dieta va a formar la parte de la práctica de Yoga. Pero para eso, como en cualquier práctica de Yoga, hay que tener continuidad, no es la cuestión de hacer esta dieta una vez y entender que si, no está mal, que ha gustado y luego de vez en cuando mencionar que un día lo ha hecho y estaba bien. Si practicas el Yoga o empiezas la práctica. Incluso que continuamente sigues con la dieta lacto - vegetariana, hay que hacer este ejercicio de la dieta que ofrecemos continuamente, lo que significa, por ejemplo, una vez al mes o cada dos.

2. Al estar conectado continuamente con este ejercicio de la dieta, te ayuda a mantener en contacto con el Yoga en general. Cuando se practica el Yoga en un concepto global, no se puede hacer unas prácticas y olvidarse de las otras.

3. A nivel físico prepara el cuerpo desde punto de vista de limpiarlo como a nivel físico, tanto a nivel energético.

4. El ejercicio da un descanso significativo al sistema digestivo. Al hacerlo periódicamente, se arreglan diferentes desarmonías como el estreñimiento, los gases, pesadez en el estómago o ardores. Esta dieta es una fuente de salud para el sistema digestivo.

5. Mejora la fuerza de voluntad y autoestima. Aunque no es el ayuno, aunque se puede comer y mucho, para quien quiera, no es tan fácil seguirla durante cuatro días. Siempre aparecen las ganas de comer algo, en lo que normalmente no fijamos la atención. El pan tostado, el chocolate, o cualquier otra cosa. La mente reacciona inmediatamente y empieza poner los obstáculos para que dejes el ejercicio. Y si tu mente consigue que dejes este ejercicio, puede conseguir que dejes el Yoga en general o cualquier otro proyecto.

6. Mejora el carácter. Es un efecto que hemos notado, hablando con la gente que hace este ejercicio. Incluso al hacerlo la primera vez algunas personas con claridad mencionaron este punto. También funciona a nivel de emociones negativa, calmando o eliminando estas emociones.

7. Disminuye el sobrepeso. Es un efecto que se relaciona con el cuerpo. Si alguien realmente tiene sobrepeso, una parte de este exceso se va, al hacer el ejercicio en la primera vez. Y si se hace regularmente, junto con otros conceptos de la práctica de Yoga, el sobrepeso desaparece. Recordamos que la dieta en sí mismo es una de las formas de Yoga a través de cual se trabaja con el cuerpo. Y esta forma provoca los cambios muy rápido.

8. Este ejercicio se relaciona con un objetivo importante que es acercamiento a la maestría del Yoga. Se trata de uno de los objetivos principales de la práctica de Yoga, controlar y calmar la mente. La calma mental a lo largo del tiempo permite enfocar toda la energía en los conceptos espirituales y al final despertar el espíritu y conseguir que se manifiesta. Cuando estamos haciendo el ejercicio de la dieta durante cuatro días, nuestra mente continuamente va a ofrecer los obstáculos que nos inclinan hacia terminar el ejercicio antes del tiempo. El olor del pan tostado, alguien comiendo algo rico, la receta de una comida súper rica con huevos que encontramos en el internet. Los obstáculos para cada persona son diferentes. Realmente es fácil no reaccionar a estos olores, imágenes, la información y seguir con la dieta. Pero la maestría es no tenerlo. No notar el olor del pan tostado como algo especial. Claro que se nota el olor, pero no le da la importancia extra. La maestría se relaciona con cambiar el "interruptor" en la mente y que la mente te hace caso. Si conseguimos no molestarnos con lo que sea durante la dieta es un paso enormemente grande hacia el control de la mente y próxima parada será la cita con tu dios interior en una mesa con comida rica.

Cualquier persona, que por sus condiciones físicas y mentales puede practicar el Yoga, puede hacer esta dieta sin ningún cambio de su vida cotidiana. Se puede seguir con el trabajo, con la práctica habitual del Yoga. No es el ayuno, durante estos cuatro días seguimos comiendo, solo la comida es poco diferente.



Shank Prakshalana – Técnica yóguica de limpieza completa del tubo digestivo


Una de las causas del envejecimiento prematuro, o mejor, de la senilidad sin más, es la acumulación de toxinas en el organismo por la autointoxicación. Toda célula, al vivir, produce toxinas, para las que la naturaleza ha previsto vías de eliminación: la piel, los riñones, los pulmones. Es esencial preservar la integridad de esos órganos, porque si no cumplen impecablemente sus funciones, el organismo se envenena, lenta pero seguramente.

Hay, sin embargo, una fuente de autointoxicación más perniciosa: la que está constituida por los venenos que se filtran a través de la pared intestinal para intoxicar todo el organismo. De aquí brota la importancia, por cierto, de una dieta inteligente; pero sobretodo, de un intestino rigurosamente limpio. Más de uno dirá: ¡Sí, el estreñimiento! Que esté en el origen de multitud de enfermedades y que, tal vez sea la causa indirecta de casi todos nuestros males, nos lo han proclamado desde hace mucho tiempo.

Pero lo que sucede es que los que aún no están estreñidos o, por lo menos, que creen no estarlo, tienen, a pesar de todo y sin que lo sospechen, una fuente permanente de autointoxicación en el intestino grueso. En efecto, la mucosa puede estar con una costra de sedimentos que jamás son eliminados. Provocan fermentaciones pútridas, cuyas toxinas se difunden insidiosamente, las veinticuatro horas de cada día, por todo el cuerpo. Sin contar que la irritación permanente de la mucosa intestinal puede ser la causa de numerosos tipos de cáncer o, al menos, la espina irritativa que esté en su origen. Estos casos de cáncer del intestino, comparados con los de otros órganos de cuerpo, baten todos los récords. Si examinamos su localización, constatamos que  al igual que hay curvas peligrosas en los caminos, hay lugares privilegiados para el cáncer en el intestino, como la curvatura del colon que provoca una disminución de la velocidad de la "corriente" de materias, son lugares favorables al encostramiento.

Pero el cáncer no es el único mal que hayan de temer las personas que tengan el colon incrustado de materias fecales no eliminadas.

En un artículo aparecido en los Cahiers medicaux en 1937, el Dr Becher da una lista de enfermedades directamente imputables a las intoxicaciones de origen intestinal: cirrosis hepática, artritis crónica (reumatismo articular), anemia perniciosa, disentería crónica, diversas neuritis, alergias, trastornos psíquicos, depresiones, enfermedades de la piel, etc.

De hecho, el estreñimiento es un estado en el que el colon no está perfectamente limpio y libre de encostramientos de materias fecales. Es perfectamente posible que alguien vaya regularmente al baño todos los días y que sufra, sin embargo, de estreñimiento crónico que ignora, con todas las consecuencias que esto entraña.

En su libro "La mort vient del intestine", el Dr A. Keller, médico suizo, lista las siguientes consecuencias del estreñimiento:

Estómago:

Pérdida del tono del estómago, prolapsos, úlceras, cáncer, y a menudo, causa de muchos alientos fétidos.

Riñones:

Litiasis (cálculos), cólicos nefríticos.

Sistema nervioso:

Insomnio, depresiones, irritabilidad, histeria.

Piernas:

Ciática, estancamientos sanguíneos que desembocan en varices.

Colon:

Hemorroides, cáncer.

Hígado:

Congestiones hepáticas, cálculos a la vesícula, intoxicación de origen hepático.

Apéndice:

Apendicitis crónica o aguda.

Sangre:

Anemia, modificaciones patológicas de la composición de la sangre (lo que influye en todos los órganos y en todas las células del cuerpo)

Bajo vientre:

Diversos estancamientos sanguíneos, infecciones crónicas de los órganos genitales (útero, ovarios, trompa) desplazamiento del útero.

Piel:

Erupciones de diversa naturaleza.


El verdadero drama de este estreñimiento por incrustación es que no hay órganos purificadores entre la membrana del colon y la circulación sanguínea: los venenos irrumpen directamente en la sangre y se reparten por todo el organismo antes de llegar a los conductos citados (riñón, pulmones, piel). Si los venenos así destilados en el colon se filtran en la sangre durante muchos años, como muy a menudo es el caso, es fácil imaginarse sus estragos y su efecto sobre el envejecimiento.

La permeabilidad de la pared del colon es muy grande; por esto es que muchos medicamentos son administrados en forma de supositorio, porque penetran así directamente en la sangre. En cuanto a los laxantes son paliativos que por lo demás, no habría que tomar nunca sin consejo médico. El sedentarismo es una de las causas más importantes del estreñimiento; los asanas y una alimentación correcta la eliminan en muchos casos, pero es insuficiente para descarbonizar el colon. Los lavados son un remedio ocasional eficaz, pero no limpia a fondo la mucosa, y su utilización habitual, lejos de curar el estreñimiento lo hace casi incurable al distender el colon y perturbar el peristaltismo.

Examinemos las soluciones yóguicas.

Shank prakshalana, además de limpiar a fondo el colon, elimina integralmente los sedimentos del tubo digestivo entero, desde el estómago hasta el ano.

El agua absorbida por la boca va al estómago; después, guiada por movimientos simples, recorre todo el intestino hasta la salida. El ejercicio se prosigue hasta que el agua salga tan limpia como entró. No presenta dificultad mayor, ningún peligro, y está recomendada para todos, a condición de que la técnica sea escrupulosamente respetada.


PREPARATIVOS

Calentar agua salada, una cuchara de sal marina por litro de agua. El agua debe de estar salada (un poquito más salada que una sopa), porque si estuviese pura, sería absorbida por osmosis a través de la mucosa y evacuada por la vía normal en forma de orina, y no por el ano. 

MOMENTO PROPICIO

El momento más favorable es por la mañana en ayunas. Tome en cuenta que la limpieza en conjunto dura más de una hora. ¡El domingo por la mañana es propicio para este tipo de acciones! ...ese día, ni asanas, ni ejercicios violentos, como tampoco a la mañana siguiente.

¿Cómo hay que proceder?

1) Beber un vaso de agua salada caliente (a la temperatura de un caldo a punto)

2) Inmediatamente después, ejecutar los movimientos descritos (descritos más adelante).

3) Beber otro vaso de agua y ejecutar los movimientos.

Continuar así, alternando la absorción de un vaso de agua con los ejercicios, hasta que haya bebido seis vasos en total.

En este momento hay que ir al baño.

Normalmente, una primera evacuación se produce casi inmediatamente. Las heces normales, moldeadas, son seguidas por más blandas y después líquidas, amarillentas.

Si esto no se produce inmediatamente, o a más tardar en un plazo de 5-7 minutos, volver a hacer los movimientos sin beber agua y volver después al baño. Si extraordinariamente tampoco ahora se produjese el resultado podríamos iniciar la evacuación por medio de un lavado de un litro y medio administrado por los medios ordinarios (pera o irrigador). Una vez el sifón este iniciado, es decir, en cuanto salen las primeras heces, el resto sigue automáticamente.

Un consejo: después de cada ida al baño lo óptimo es enjuagar el ano con agua tibia y se puede lubricar eventualmente con aceite de oliva (u otro) a fin de prevenir una irritación debida a la sal.

Después de esta primera ida al baño, usted puede:

- No hacer nada más; en este caso, irá muchas veces al baño en la hora siguiente (ideal).

- Hacer Vamana dhauti (provocar vómito), esto termina el sifón y vacía por completo el estómago.

Si, después de haber bebido 4 vasos de agua, por ejemplo, sintiera que el contenido del estómago no pasa normalmente por el tubo digestivo, lo que provoca una sensación de hartura que puede llegar hasta las nausea, quiere decir esto que el esfínter del píloro no se abre como debería. El fracaso no es aun irremediable: recomience dos o tres veces la serie de ejercicios, sin tomar agua. La desaparición de las nauseas indica que el paso se ha abierto. Una vez que se ha iniciado el sifón no hay problemas y puedes continuar el proceso. Puede suceder que en algunas personas un tapón de gas debido a fermentaciones impida la iniciación del sifón. En este caso basta con oprimir el vientre con las manos o hacer Sarvangasana (la vela), además de los otro cuatro ejercicios. En el caso más desfavorable, es decir, si el agua no se moviese del estomago, se ofrecen dos soluciones:

- Hacer Vamana Dhauti (técnica que consiste en vaciar el estomago titilando la base de la lengua con tres dedos de la mano derecha para iniciar el reflejo de vómito) antes conozca esta técnica.

- No hacer nada. Descansar. El agua se evacuará sola en forma de orina.

LA PRIMERA COMIDA

Después de Shank Prakshalana hay que respetar IMPERATIVAMENTE las siguientes indicaciones:

Comer, no antes de una media hora después del ejercicio, y NO MÁS TARDE de una hora después de que ha terminado (contando desde que se concluye el ejercicio).

Está formalmente prohibido dejar el tubo digestivo vacio durante más de una hora.

La primera comida podría estar compuesta por arroz blanco (es decir sin cáscara , cuya celulosa irritaría la flora intestinal) cocido en agua y mejor pasado, los granos deben deshacerse en la boca. Nada de sal yodada ni fluorada, puede ser acompañado por lentejas, o de zanahorias bien cocidas. Consumir aceite de oliva. El arroz puede ser reemplazado por un cocido de trigo candeal o avena.

Evitar salsas, condimentos, carne, lácteos.

IMPORTANTE

El arroz no debe ser cocido con leche. Está prohibido beber leche o yogur durante las 24 horas que siguen al ejercicio. Además están prohibidos durante estas mismas 24 horas, los alimentos o las bebidas ácidas, prohibido también  caramelos, pasteles, bollos. Evitar  lo máximo posible azúcar blanca refinada.

El pan está permitido en la segunda comida que sigue al ejercicio. Quesos blancos y fermentados están totalmente prohibidos.

Todo esto en cantidades muy pequeñas e ingiriéndolo de la forma más tranquila y consciente posible, atendiendo a ciertas ansiedades que pueden surgir  procuramos masticar hasta que el alimento esté líquido en la boca manteniendo la conciencia completa en este acto, cerrar los ojos ayuda a concentrarse mejor en el alimento y en su sabor para su óptima asimilación.

Después de 24 horas puedes volver poco a poco a tu régimen normal.

BEBIDAS

La absorción de agua salada habrá drenado, por osmosis, una parte de los líquidos de su organismo hacia el tubo digestivo. Eso forma parte de la desintoxicación. Es normal, por lo tanto, tener mucha sed después del ejercicio. No beba ningún líquido, ni siquiera agua pura, antes de su primera comida, porque continuaría así manteniendo el sifón, y yendo al baño. Por el contrario, durante la primera comida y después de ella, puede beber agua o infusiones livianas: menta, tilo, salvia. El alcohol está formalmente prohibido durante las 24 horas que siguen al ejercicio.

DÍAS DESPUÉS

Que las deposiciones no aparezcan sino 24 o 36 horas después de haber hecho Shank Prakshalana no debe sorprender a nadie, serán de color amarillo oro e inodoras como las de un nene.

Este ejercicio debe ser realizado por lo menos dos veces al año. La frecuencia media será de cuatro veces por año, en los cambios de estación. Los que desean hacerlo a fondo pueden hacerlo todos los meses. No hay que dejarse impresionar por la descripción, lo menos agradable es beber el agua caliente con sal.

Los que estén estreñidos pueden hacerlo todas las semanas pero con 6 vasos de agua solamente. Es el mayor reeducador del intestino, no distiende las paredes del colon.

EFECTOS BENÉFICOS

El primer efecto es de orden eliminatorio, por la evacuación total los sedimentos incrustados en la mucosa del intestino grueso ¡es increíble lo que puede acumularse en los intestinos!

Algunas personas, a quienes una evacuación casi cotidiana les daba la ilusión de no estar estreñidas, han tenido la sorpresa de encontrar entre las materias fecales, un carozo de cereza tragado muchos meses antes. En el hospital yóguico de Lonavla , cuyos pacientes son tratados con el yoga bajo la dirección de médicos, a menudo queda uno aterrado al constatar lo que puede tapizar los intestinos durante meses, a veces años. Es increíble que seres humanos puedan vehicular tantos desperdicios en sus entrañas ¿tiene algo de sorprendente que algunas enfermedades resulten de ello? ¿puede sorprender que todo el organismo se intoxique, en el sentido más estricto, por los venenos así destilados? No tengamos miedo a las palabras!! si es poco apetitoso evocar esta situación es ciertamente menos apetitoso sufrirla. Los efectos benéficos no aparecen de la noche a la mañana; sus beneficios inmediatos no son espectaculares. Pero no tardan en manifestarse en la frescura del aliento, en un mejor sueño, en la desaparición de erupciones en el rostro o en el cuerpo. A condición de escoger un régimen hipotóxico, es decir, sin exceso de carne, hay desaparición de los olores corporales. La transpiración se vuelve inodora, tal vez se aclara.

Este ejercicio no es únicamente eliminador, también es tónico. Estimula el hígado -eso se nota en el olor de las primeras deposiciones- y las otras glándulas anexas al tubo digestivo, especialmente el páncreas. Algunos casos de diabetes poco pronunciadas han sido tratadas con éxito por los médicos de Lonavla con Shank Prakshalana.

Parece que los islotes de Langerlahns, situados en el páncreas, secretan más insulina bajo el efecto de la estimulación general de esta glándula. La limpieza del tubo digestivo trae consigo una asimilación correcta de la alimentación haciendo por consiguiente, engordar a los flacos y adelgazar a los que tienen kilos de más.

CONTRAINDICACIONES

Las contraindicaciones son pocas. Las personas que sufren de úlcera en el estómago deben, por supuesto, abstenerse y esperar su curación para realizarlo. Lo mismo sucede con personas que sufran afecciones agudas del tubo digestivo: disentería, diarrea, colitis pronunciada, apendicitis aguda y graves afecciones, tales como tuberculosis intestinal o cáncer.

Estas contraindicaciones no parecen ser absolutas.

Este ejercicio es muy eficaz para completar el tratamiento de la oxiuresis. En efecto, al ser evacuado todo el contenido del intestino, los gusanos y los huevos son arrastrados afuera.



SERIE DE EJERCICIOS

Para conducir el agua a través del tubo digestivo hasta la salida, basta con ejecutar los movimientos que siguen. Cada movimiento debe ser repetido 4 veces a cada lado alternativamente, a un ritmo bastante rápido: la serie completa no toma más de 1 minuto aproximadamente.


PRIMER MOVIMIENTO

Posición de partida. De pie, los pies separados unos 30 cm más o menos, los dedos entrelazados, las palmas hacia arriba. Enderezar bien la espalda, respirar normalmente.

Primer tiempo: sin girar el tórax, inclinarlo primero hacia la izquierda. Después, sin detenerse en la posición final enderezarse e inclinarse inmediatamente hacia el otro lado.

Repetir cuatro veces este doble movimiento, o sea, ocho inclinaciones alternativamente, a izquierda y derecha lo que toma en total 10 segundos aproximadamente. Estos ejercicios abren el píloro y a cada inclinación el agua abandona el estomago hacia el duodeno y el intestino delgado.

SEGUNDO MOVIMIENTO

Este movimiento hace progresar el agua en el intestino delgado.

La posición de partida es la misma; extender el brazo derecho horizontalmente y doblar el izquierdo hasta que el pulgar y el índice toquen la clavícula derecha.  Efectuar después una rotación de tronco dirigiendo el brazo extendido hacia atrás lo más lejos posible; mirar la punta de los dedos. No detenerse en esta posición sino inmediatamente volver a la posición de partida y ejecutar después el movimiento hacia el otro lado. Este doble movimiento será repetido 4 veces, duración total de los 4x2 movimientos 10 segundos.

TERCER MOVIMIENTO

El agua va a avanzar por el intestino delgado gracias al siguiente movimiento: efectuar la variante de La Cobra representada en la foto. Solamente los dedos de los pies y las palmas tocan el suelo; por consiguiente, los muslos permanecen por encima de la alfombra. Los pies separados 30 cm aproximadamente (importante). Cuando esté tomada la posición girar la cabeza, los hombros y el tronco hasta que pueda verse el talón opuesto (si se comienza por la derecha, ver talón izquierdo) No inmovilizarse, volver inmediatamente a la posición de partida y recomenzar al otro lado. Repetir 4 veces por lado.

CUARTO MOVIMIENTO

Llegada el agua al extremo del intestino delgado, debe ser conducida a través del colon gracias al cuarto y último movimiento, el más complicado de la serie, aunque está al alcance de cualquier adepto, excepto de aquellas personas que sufran de la rodilla o el menisco. Estas personas recurrirán a la variante descrita al final.

Posición de partida : a) comenzar en cuclillas, los pies separados unos 30 cm. aproximadamente, los talones colocados hacia el exterior de los muslos y no bajo las nalgas, las manos están colocadas sobre las rodillas separadas unos 50 cm ; b) girar el tronco y colocar la rodilla izquierda en el suelo, delante del pie opuesto. Las palmas empujan alternativamente los muslos, el muslo derecho hacia el lado izquierdo y el izquierdo hacia el lado derecho, de manera que se comprima la mitad del vientre para hacer presión sobre el colon. Mirar hacia atrás para acentuar la torsión del tronco y hacer presión sobre el abdomen. Así como para los ejercicios precedentes importaba poco comenzar por el lado izquierdo o derecho, para este es preferible comprimir primero el lado derecho del abdomen para presionar el colon ascendente en primer lugar.

Debe ejecutarse cuatro veces para cada lado, 15 segundos aprox.


VARIANTE PARA EL CUARTO MOVIMIENTO

Si el cuarto movimiento no es realizable se puede obtener un resultado semejante colocándose sentado en el suelo con las piernas estiradas. Flexione la pierna izquierda con el pie contra la cara interna del muslo, el tronco ligeramente inclinado hacia atrás. El brazo derecho apoyado contra la cara exterior de la rodilla replegada sirve de palanca para torcer la columna y presionar el muslo contra el bajo vientre. La pierna replegada debe evitar tocar las costillas.



UN REPASO...

Antes de proceder a Shank Prakshalana, aprenda los ejercicios uno por uno, lo que es cuestión de pocos minutos. Porque la complejidad es solo aparente....no dude y ¡buena limpieza!

RESUMEN DEL PROCESO COMPLETO

1. Beber un vaso de agua caliente salada, usar sal marina (una cuchara al ras por litro)

2. Efectuar el ciclo completo de los movimientos.

3. Beber un segundo vaso y realizar los ejercicios

4. Continuar así hasta llegar a 6 vasos.

5. Ir al baño y esperar que se produzca la primera evacuación. Si no se produce en un lapso de 5-7 minutos, volver a hacer el ciclo de los ejercicios pero sin tomar agua. Si el resultado se hace esperar aún, un pequeño lavado pondrá en marcha el peristaltismo intestinal e iniciara el sifón.

6. Para terminar NO HACER NADA. Descansar.

7. Esperar por lo menos una media hora antes de efectuar una comida, y en ningún caso dejar que pase más de una hora antes de realimentar el tubo digestivo.

8. Resistir la sed por lo menos hasta la primera comida.

Extraído del libro "Perfecciono mi yoga" de André Van Lysebeth

0 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now